jueves, 24 de octubre de 2013

FORMULACIÓN DE OBJETIVOS

Objetivo de desarrollo (Objetivos generales)

Definición: nuestro objetivo a largo plazo nos ayuda a entender la orientación que el proyecto debe tener.
Pregunta para formular el objetivo general:

¿Qué cambio en la sociedad esperamos que el proyecto contribuya para realizar a largo plazo?

Objetivos del proyecto (Objetivos específicos)

Definición: el cambio especifico que queremos lograr durante el período del proyecto.
Preguntas para formular los objetivos del proyecto:

¿Cuál situación queremos ver después del proyecto? ¿Cuál es el cambio que podríamos, en forma realista, lograr a través del proyecto?

Resultados

Definición: los resultados son los fragmentos menores u objetivos parciales que en conjunto contribuyen para el objetivo del proyecto. Los resultados describen el beneficio que los afectados tienen de lo que fue hecho, no solamente lo que fue hecho (por ejemplo: el resultado no es que “50 personas participaron de las capacitaciones sobre...”, pero “50 personas aumentaron su conocimiento sobre ...”; es decir, el beneficio de los participantes de la actividad ”capacitación” es el conocimiento específico que adquirieron en un cierto asunto).

Preguntas para formular los resultados:

¿Qué objetivos parciales tenemos que lograr para llegar al objetivo del proyecto? ¿Cuál es el beneficio que las diferentes partes del proyecto traen para los afectados?

Indicadores de resultados y objetivos

Definición: Señales de que vamos en la dirección correcta en el camino hacia los objetivos del proyecto y los resultados. Los indicadores son la información que examinamos y comparamos en nuestra evaluación.
Muchas veces necesitamos más información sobre la situación previa al proyecto, para poder evaluar los cambios. Entonces, necesitamos hacer un diagnóstico para documentar cómo eran los mismos indicadores antes del proyecto.

Preguntas para formular nuestros indicadores:

A la hora de evaluar el proyecto, ¿cuáles son los factores que debemos examinar y comparar que nos dicen si logramos nuestros resultados y el objetivo del proyecto, o no? ¿Hasta qué grado el proyecto necesita tener éxito para que nos sintamos satisfechos con los resultados? Los indicadores deben examinar hasta qué grado los resultados fueron logrados y responder a las preguntas “¿cuánto?” y “ ¿satisfactorio hasta qué grado”? Es decir: ¿Cómo (hecho concreto) vamos a saber cuánto los participantes gozan del beneficio que el proyecto destinó?, o ¿Cómo (hecho concreto) sabremos la profundidad o sostenibilidad del beneficio que los participantes reciben?

Formas de verificación

Definición: Formas de confirmar un indicador, eso decir, fuentes de información o métodos para poder juntar la información en la cuál basamos nuestra evaluación.

Actividades

Definición: Lo que hacemos para lograr nuestros resultados.

Riesgos

Definición: Factores internos o externos que puedan obstruir la realización de alguna parte del proyecto.

Problemas comunes en la formulación de objetivos

Escoger un problema demasiado grande = objetivo demasiado ambicioso

El problema a ser resuelto por el proyecto tiene que ser proporcional al tamaño y período del proyecto. Escoger un problema enorme lleva a objetivos muy ambiciosos de proyecto, y con un proyecto pequeño eso solamente crea frustración y un vínculo débil entre el objetivo y las actividades. En este caso, es mejor modificar la planificación y enfocar una pequeña parte del objetivo.

Formular el objetivo como una actividad o método

Es fácil ser seducido por una idea divertida. Muchas veces, la discusión de un grupo de personas organizadas no comienza con “¿qué queremos lograr?”, pero “¿qué queremos hacer?”. Si el objetivo es formulado como una actividad, por ejemplo “El objetivo es realizar un festival” es imposible encontrar un vínculo entre la actividad y sus objetivos, y será imposible medir alguna forma de cambio de la situación. Ocurre que un método se vuelve tan popular que representa casi un objetivo en si. Por ejemplo el trabajo con Redes es una “moda” de los últimos años, pero si el objetivo es “crear una red” sigue la pregunta: “¿para lograr qué?” Si no sabemos qué queremos lograr, no podemos conducir un cambio de la situación o crear una lógica interna en el plan.

¿Cuántos resultados “se deben” tener?

Una pregunta frecuente durante los cursos de planificación de proyectos es cuántos objetivos, resultados, indicadores, etc. es adecuado tener en un plan de un proyecto. El número de resultados e indicadores que las diferentes organizaciones escogen para acompañar sus actividades también varía mucho y la respuesta es que depende del proyecto. Una recomendación es que un proyecto pequeño o mediano debe tener un objetivo de proyecto, y pocos resultados. Las ambiciones deben ser adecuadas al tiempo y recursos disponibles.

Objetivos, resultados o indicadores; confusión entre los términos

Sería fácil si existiera una forma universal de formular un resultado, pero no es así. Muchas personas piensan que es difícil definir qué es un resultado y qué es un indicador. En realidad, la misma frase, por ejemplo “Más debate público sobre la privatización de agua” puede ser el objetivo de un pequeño proyecto de capacitación, un resultado en un proyecto mediano con el objetivo de influenciar un referéndum sobre la privatización de agua, y un indicador en un gran proyecto para fortalecer la cultura democrática y la incorporación de los ciudadanos en importantes asuntos de desarrollo. Lo importante es cómo los diferentes niveles están interrelacionados entre si en el plan del proyecto. Cada paso debe estar relacionado al próximo de forma lógica y fácil de entender.

No atreverse a salirse de los esquemas cuando es necesario

Ciertos tipos de proyectos, por ejemplo, desarrollo de la capacidad de una organización es un proceso que depende de muchos factores y es difícil planificar. En estos casos puede ser justificado establecer objetivos en común para crear participación, pero posteriormente estar preparados para realizar cambios con frecuencia durante el desarrollo del proceso. También puede ser adecuado evaluar con preguntas más abiertas. 
El que no está costumbrado a utilizar el Marco Lógico u otro método de planificación corre el riesgo de ser demasiado rígido o “ver las cosas a través de un túnel” en la administración de proyectos por miedo de cometer errores. El hecho de que el Marco Lógico sea percibido como el método ”correcto” en la cooperación para el desarrollo, hace especialmente difícil de dejar las reglas a un lado, pero a veces es necesario. Lo importante es que el objetivo y los resultados del proyecto sean claros, que movilizan y motivan a los participantes, y que ellos entienden como evaluar los mismos. Si eso significa que un proyecto termina con dos objetivos diferentes o qué los indicadores parecen extraños para quién viene de fuera, no tiene importancia.

Un desvío conciente del modelo, no debe ser confundido con la elección de objetivos totalmente imposibles de lograr o querer modificar todo el plan luego en el inicio del proyecto. Eso es simplemente planificación sin seriedad.

”Olvidar” la evaluación

El mayor pecado en la planificación de proyectos es no dedicar el suficiente tiempo para pensar y tener energía en la evaluación. Después de tener formulados objetivos y resultados claros, los involucrados dedican toda su energía en la planificación de las actividades y es fácil “perder” la pregunta sobre cómo los objetivos van a ser evaluados. La consecuencia en muchos proyectos es que solamente las actividades son evaluadas, y el vínculo a lo que querían lograr desaparece.

¿El Marco Lógico le hace feliz?

El beneficio del Marco Lógico depende de cómo se usa el método. El Marco Lógico enfatiza la importancia del proceso participativo. El proceso del método, sin embargo, muchas veces queda en el segundo plano y la mayoría identifica el Marco Lógico solamente como el sistema lógico de células que es el producto final del proceso. Se puede usar el Marco Lógico con o sin el sistema de células. En este manual metodológico escogemos enfocar internamente en el proceso y no incluir el sistema de células. El que desee, puede leer más detalladamente en el material que se menciona abajo.
Usado correctamente, el Marco Lógico puede dar una serie de ventajas:
  • Es una herramienta para encontrar una lógica interna entre objetivos, resultados y actividades.
  • Pasar por todo el proceso del Marco Lógico trae una visión colectiva sobre lo que se quiere lograr a través del proyecto, lo que aumenta la probabilidad de que el trabajo realmente llegue más próximo a los objetivos.
  • Es una ayuda para estructurar los pensamientos y contemplar la propia idea sobre cómo el cambio puede ocurrir; un proceso difícil pero útil y a veces hasta transformador.
  • La matriz del Marco Lógico es un resumen del proyecto, breve y fácil de visualizar.
  • Entre las organizaciones que trabajan con cooperación para el desarrollo en diferentes niveles, el Marco Lógico es el método de planificación y evaluación más defendido y usado, lo que da la ventaja de contribuir a un ”lenguaje de planificación” en común.
Existen muchos problemas con el método Marco Lógico, que generalmente vienen de la súper-interpretación de las personas sobre lo que el Marco Lógico es capaz de hacer. Así el Marco Lógico corre el riesgo de hacer otros métodos relevantes, más invisibles.
  • El Marco Lógico, a lo largo de los años, ha recibido mucha crítica por representar una visión de desarrollo linear y mecánico – “si es así o va a ocurrir aquello”. El Marco Lógico es una simplificación; el árbol del problema es en realidad más parecido con una telaraña con un montón de causas y consecuencias.

  • La matriz del Marco Lógico no nos muestra todo el proyecto, es solamente un resumen de la imagen de los objetivos. Si la matriz fuera interpretada como el proyecto en su totalidad, puede hacer el proceso y los métodos invisibles.

  • Muchas personas entienden el Marco Lógico como un método de planificación universal, pero este no contempla la perspectiva de poder. El Marco Lógico siempre necesita ser completado con otros métodos para poder percibir las consecuencias para los diferentes grupos.

  • El uso del Marco Lógico puede dislocar el poder en un proyecto y ser una ventaja para quién sabe más sobre el método. Existe el riesgo que los términos del Marco Lógico se vuelvan un lenguaje de poder.

Material para profundizar sobre el Marco Lógico

  • The Logical Framework Approach. Un resumen de la teoría del Marco Lógico, Sida 2003.
  • Consejos y instrucciones para la aplicación del Marco Lógico en el ciclo de proyectos, Sida 1996
  • NORAD Manual de planificación orientada por los objetivos/cuarta edición, “The Logical Framework Approach”, 1999
Midiendo resultados

Objetivos y resultados posibles de medir

Una condición previa para poder medir objetivos y resultados es que sean formulados de una manera que los hace posibles de medir. Una abreviación clave en la formulación de los objetivos es EMARL (SMART en sueco) que significa que los objetivos y resultados deben ser:
  • Específicos – Tratar exactamente lo que el proyecto puede lograr, no cosas que esperamos que ocurran mediante fuerzas externas.
  • Mesurables – Claros para poder ser interpretados de la misma forma por todos los afectados y posibles de acompañar, independientemente de quién realiza la evaluación.
  • Aprobados por los participantes – Enraizados entre los que son afectados por el proyecto.
  • Realistas – Posibles de lograr con los recursos disponibles en el proyecto y con las condiciones del lugar.
  • Limitados en tiempo – Posibles de lograr durante el período del proyecto.

¿Qué es un indicador?

Para poder medir cambios normalmente se define lo que seria un hecho concreto de ese cambio y después comparar este con la situación original. Este hecho concreto se llama indicador.Definición: un indicador es un cambio o un evento posible de observar y sirve de prueba para mostrar que ocurrió un cambio, en relación al objetivo. El indicador es comparado con la situación anterior y puede ser confirmado a través de una fuente de información.
Existen indicadores en diferentes niveles. Miden cosas diferentes, como muestra el cuadro abajo . Muchas organizaciones miden solamente el nivel de las actividades, pero las exigencias aumentan siempre para poder probar qué beneficio o cambio que las actividades realmente se provocaron.


Nivel¿Que medimos?¿De qué se tratan los indicadores?
ActividadesPara poder evaluar las actividades, se mide el esfuerzo que fue hecho.¿Qué necesitamos saber para poder decir que las actividades fueron realizadas de la mejor forma posible?
Ejemplo de indicadores: Número de participantes y participantes que en la evaluación dijeron que están satisfechos con las actividades.
ResultadosPara poder evaluar los resultados se mide el grado de beneficio que se logro del esfuerzo hecho.¿Qué necesitamos saber para poder decir el grado de beneficio (mucho o poco) que los participantes tuvieron de la acción (en relación a los resultados deseados) y la probabilidad de que este beneficio permanezca?
Ejemplo de indicadores: los participantes saben cómo aplicar sus nuevos conocimientos y pueden dar ejemplos de eso, la parte de los empleados dicen que tienen beneficio del nuevo manual en su trabajo durante el último mes.
ObjetivosPara ver si el objetivo fue logrado se mide el cambio en relación a la situación anterior.Qué necesitamos saber para poder decir que la situación que queríamos cambiar con nuestro proyecto ahora es diferente comparado con anteriormente.
Ejemplo: el número de mujeres que son líderes de la organización hoy comparado con tres años atrás.

La ilusión del indicador perfecto

El indicador perfecto debe cumplir con todos los requisitos de arriba (EMARL), así como los objetivos. Pero existen limitaciones para el grado de especificación que un indicador puede tener. En realidad, los cambios dependen de tantos factores que es imposible probar que la participación de los jóvenes, por ejemplo, aumentó como un resultado del proyecto de concientización y no como resultado de compra de votos o influencia por parte de las familias. El indicador perfecto también debe ser posible de verificar objetivamente, pero en un proyecto o programa que pretende un desarrollo social eso no es realista. Si los objetivos tratan del aprendizaje, actitudes, relaciones o cambio interior de las personas, entonces son las verdades subjetivas de los individuos que tienen el mayor valor. La voluntad de tener datos objetivos en la evaluación se origina de un valor general que existe en todas las ciencias: los números son más “verdaderos” que las declaraciones de las personas. En los casos de cambios sociales, todos los dados son interpretaciones subjetivas de la realidad, sustentadas por una cantidad mayor o menor de información.

Escoger indicadores

Así como en el caso de los objetivos, resultados y actividades, la ambición de los indicadores tiene que ser adecuada al tamaño del proyecto y a la capacidad de la organización que realizará el proyecto. Es mejor un indicador que todo el mundo entiende y concuerda que debe ser evaluado, que un sistema avanzado de monitoreo que requiere toda la energía del grupo responsable por el proyecto para ser ejecutado correctamente. Es importante, sin embargo, que el(los) indicador(es) que es (son) escogido(s) no sea(n) limitado(s) al nivel de las actividades, pero que el poco tiempo y capacidad existente sea invertido para medir alguna cosa relacionada al beneficio o cambio.Los indicadores deben ser escogidos a través de una discusión participativa en la cual el grupo en conjunto define las señales que mostrarían que el proyecto resultó en beneficio o cambio. La ventaja con esta discusión colectiva sobre los factores que serán evaluados es que todos pueden ayudar en la procura de estas señales de progreso a lo largo del proyecto y gozar de los mismos al mismo tiempo.
En el mejor de los casos, los indicadores escogidos permanecen durante todo el monitoreo del proyecto. Se junta documentación en forma de, por ejemplo, estadística sencilla, anotaciones de discusiones o observaciones con ejemplos de cómo los indicadores cambian, y actas de las reuniones de evaluación. Si un indicador en un proyecto de género es “Los muchachos en el proyecto hacen menos bromas y comentarios sexistas”, el monitoreo puede ocurrir tanto a través de entrevistas en grupo sobre el clima del grupo y si las bromas sexistas todavía ocurren, como a través de la observación del lenguaje utilizado durante las actividades del proyecto y conversaciones e conversas informales sobre el asunto con las muchachas que participan del proyecto.
Siempre existe por lo menos un indicador por objetivo. Si el plan del proyecto tiene una lista larga de resultados y eso significa un número demasiado grande de indicadores, verifique si cierto resultado realmente no es un indicador relacionado a otro resultado. Piense también si el plan del proyecto es adecuado en relación a los recursos, pues no es bueno tener un plan tan extenso que no hay capacidad de acompañarlo y evaluarlo.

Técnicas cuantitativas y cualitativas para medir los indicadores

Una medida cuantitativa es un número que refleja la información reunida con un método cuantitativo. Puede ser un porcentaje (%), un número, una cantidad, un ranking, o una proporción (número de alumnos por profesor, número de asociaciones por región, por ejemplo). Métodos cuantitativos para examinar indicadores son estadística, tests, encuentros encuestas o entrevistas con alternativas predefinidas.Una medida cualitativa refleja la opinión, impresión o evaluación de alguien, y fue examinada a través de un método cualitativo. Los métodos cualitativos pueden ser entrevistas abiertas o semiestructuradas, grupo de focal, declaraciones, observaciones, estudios de caso y métodos participativos para extraer información, los llamados métodos PRL/PLL, por ejemplo.

¿La impresión de quién cuenta? – Indicadores participativos

Un indicador puede medir la opinión, impresión o evaluación de alguien. Pero, ¿quién es este alguien? Si lo que está siendo medido es un proceso de un grupo o una organización siempre existen dos oportunidades; el cambio será medido por una persona externa o por los propios participantes. Desde la perspectiva de democracia es importante involucrar los participantes en la evaluación del beneficio; los “dueños” del proceso también deben tener el derecho de evaluar el progreso del mismo. También es importante involucrar los participantes para tener la imagen más justa posible de los resultados. En procesos complejos, como aprendizaje, es muy difícil para un evaluador externo tener una idea suficientemente próxima a la realidad durante un período limitado. El aprendizaje no puede ser “desarmado” en partes fáciles de identificar que puedan ser analizadas separadamente. Para poder evaluar procesos complejos, los propios participantes tienen que repasar sus impresiones del cambio. ¡Es la impresión de las personas afectadas por el proyecto que cuenta¡. Usar indicadores participativos es importante para organizaciones que defienden una visión alternativa de desarrollo.

Formulación de los indicadores

Hay diferentes formas de formular los indicadores. Lo importante es que los que van a realizar y participar en la evaluación entiendan como ellos pueden usar los indicadores. Los indicadores pueden ser formulados como hechos positivos y deben en este caso especificarse :
  • ¿Para quién (ocurrió el cambio)? y ¿Según quién? (¿los dados/impresiones medidos son de quién?)
  • ¿Cuánto?
  • ¿Satisfactorio hasta que grado?
Un ejemplo: uno de los resultados de un proyecto es “los participantes poseen más conocimiento sobre participación ciudadana a nivel municipal”

Indicador: los participantes poseen conocimiento suficiente para saber como presentar una propuesta a las autoridades locales.

Forma de confirmar eso: Discusión en grupo y dramatización durante una reunión de evaluación.
Ya que la capacitación en el ejemplo anterior se trata de conocimiento teórico, este es testado a través de pensamientos y discusiones. Si se tratara de un proyecto de medio ambiente con “más conocimiento sobre tratamiento de basura” como resultado, un buen indicador tal vez sería “las mujeres saben construir su propio compuesto”, y la forma de confirmar eso sería las mujeres construyendo su propio compuesto durante la última semana del curso.

Una buena ayuda para formular indicadores como una afirmación positiva es utilizar la fórmula:

Queremos lograr... (Los objetivos/resultados) por ejemplo “Los participantes tienen más conocimiento sobre participación ciudadana”

... tan bien que... (Indicador) por ejemplo “los participantes tienen suficiente conocimiento acerca de cómo presentar una propuesta para las autoridades locales” o también que... ”los participantes están motivados para organizarse”, o también que... “los participantes perciben que sus oportunidades de influenciar aumentaron”, o también que... “los participantes han logrado un contacto con las autoridades locales sobre algún asunto”, o también que... “los participantes expresan un mayor interés de participar y influir”.
Este ejemplo debe ser verificado a través de métodos cualitativos como entrevistas en grupo, grupos focales o entrevistas particulares informales. Para poder evaluar las respuestas se necesita información sobre cómo los participantes pensaron o actuaron antes del proyecto.

Otros posibles indicadores para el ejemplo anterior en cima serían: también que … “una mayoría (%) de los participantes pueden explicar por lo menos dos tercios de una lista de conceptos relacionados a los derechos civiles”, o también que... ”La parte de los participantes que ya participó de un contacto entre su comunidad y las autoridades locales durante el último año es mayor que en un grupo parecido que no participó del proyecto”.

Estos ejemplos podrían ser verificados a través de métodos cuantitativos como encuentros, cuestionarios, entrevistas con alternativas de respuestas fijas. Para poder evaluar las respuestas se necesita información sobre qué los participantes sabían o cómo actuaron antes del proyecto.

Ninguno de los indicadores anteriores es más correcto que los otros. Dependiendo de las circunstancias se escoge el indicador. Si es razonable esperar aumentar el conocimiento en este caso específico puede contribuir para cambiar la autoimagen, actitud, habilidades, comportamiento en el grupo, o externamente, en relación a otros actores.

Los indicadores también pueden ser formulados como un factor neutral en lugar de una afirmación positiva, por ejemplo:

Un ejemplo: Uno de los resultados de un proyecto es “Los participantes poseen más conocimiento sobre participación ciudadana de nivel municipal”

Indicador: El conocimiento de los participantes sobre medioas para incidir en las autoridades locales.
Este indicador significa la misma cosa que el anterior, pero es formulado de diferente manera. Este tipo de indicadores tiene un valor sobreentendido acerca de lo que será un resultado deseable que es posible de interpretar a partir del objetivo.

Más información en: